viernes, septiembre 09, 2011

Torturas en la guerra de Irak


Hoy publica la Vanguardia un artículo bajo el título Un civil iraquí murió por las palizas 'gratuitas' del ejército británico. Salen los comentarios del encargado de la investigación, William Cage, que dice: “hubo un fracaso corporativo” y “falta de coraje moral, por parte de los soldados, para denunciar los abusos”.Salen las palabras del ministro de defensa, Liam Fox, que lo califica de “deplorable, escandaloso y vergonzoso” y dice que “las terribles acciones de unos poco dañen la reputación de todos”. Al final, el chivo expiatorio es un capitán llamado Donald Payne (un año de cárcel y expulsión del Ejército), al que, en palabras de Cage, califican de “matón violento” que “perpetró una “violencia injustificada y brutal”. Después ya se extienden comentado que ese tipo de cosas no deberían haber pasado y deslucen.
Y ya está, aquí Paz y después Gloria.
Ahora yo pregunto ¿Qué clase de cuento pretenden vendernos con esto? Claro que el señor Donald Payne es un matón violento, ¿Qué coño haría ese individuo en una guerra si fuera un buen chaval?
¿Qué pretenden que nos creamos esos politicastros, que los soldados que luchan en las guerras son hermanitas de la caridad que dan caramelos a los niños? Eso está bien para salir en los noticiarios pero no es la Verdad de la Guerra.
La Verdad, la dura, cruel y real verdad que no nos dicen, es que la Guerra es el acto más salvaje, violento y brutal que efectúa el ser humano.
La Guerra es el lugar donde los psicópatas, sádicos, violadores de mujeres y asesinos de toda índole son premiados por hacer aquello que en un entorno normal no harían jamás por miedo a ser castigados.
La guerra es el lugar donde los Ejércitos, comandados por altos rangos militares que se parapetan tras sus mesas y sus galones, adoctrinan y forman a los futuros asesinos y sádicos que no lo son todavía.
Eso es la Guerra. Cualquier guerra y en cualquiera de los bandos. Y que nadie se piense que se puede desertar. Ninguno de los que se haga las Grandes Preguntas quedará impune del castigo de la Patria, esa zorra que se vende al mejor postor.
Yo, desde aquí, también me hago las Grandes Preguntas: ¿Para qué se lucha? ¿Para quién y por quién combaten los jóvenes en las guerras (hoy en Irak, mañana en cualquier parte)? ¿Quiénes son los principales culpables y los grandes beneficiados?
Las respuestas son claras: Se preparan y forjan asesinos y se destruyen miles de vidas, solo para que unos pocos puedan expoliar y repartirse las riquezas de los territorios conquistados. Unos pocos dueños del mundo que manejan a Ejércitos y países a su antojo. Unos pocos para los que la Humanidad no es nada más que carne de la que pueden disponer a su antojo para tener más, cada vez más.
Y si tuviéramos que buscar a los principales culpables de esa violencia, a parte del capitán Donald Payne, tampoco sería difícil encontrarlos ya que tienen nombres y apellidos: George Bush, Tony Blair y José María Aznar. Los primeros que deberían sentarse en el banquillo del tribunal de la Haya si la ONU fuera algo más que un elemento decorativo. 
Pero esos tres saldrán de rositas, ya tienen al capitán Donald Payne, “matón violento”, para que purgue por todos; y cuando todo esté olvidado, tal vez mañana, alguien le recompensará los heroicos servicios prestados a la Patria.



2 comentarios:

eleconomistahumilde@gmail.com dijo...

Una vez más pones los puntos sobre las "i"'s. Tu post me ha recordado a una impresionante declaración de un excombatiente yanki:
http://www.youtube.com/watch?v=9kWU-JHetMM

Manel dijo...

Como podrás ver, aproveché para insertar el vídeo.
ACOJONANTES sus palabras.