viernes, agosto 19, 2011

Perlas de la Iglesia Católica española (en la actualidad)


Chicos, no doy abasto. Cada vez que conecto el portátil me encuentro con alguna perla eclesiástica más bestia que la anterior. Y no vayáis a pensar que lo de bestia es trivial, es que no se me ocurre otro adjetivo que pueda definir, ni de lejos, las verdaderas animaladas que salen de mentes tan enfermas. Ahí van tres pequeños ejemplos leídos en los últimos días:
¿Qué pasaría si unas barbaridades de esa índole las hubiera dicho Batasuna, por poner un ejemplo conocido por todos? ¿Se habrían levantado indignados todas las asociaciones de víctimas del terrorismo manipuladas y arengadas por los partidos nazional católicos? ¿Hubiera puesto el grito en el cielo la muy digna Ana Botella, en vez de decir eso de que “son ganas de provocar?. Me es imposible comprender que con palabras como las que han salido de esas sádicas cabezas no haya ido la Justicia a por ellos. No puedo comprender que todo un País sea la “puta” de la Iglesia y que esta ejerza de su “chulo” sin que nadie haga nada.
Viendo esos titulares y leyendo esas noticias hay una cosa que queda bien patente: la Iglesia tiene muy arraigada la fijación por la agresión sexual; bien sea a niños o a mujeres. Esa es su manera de sobrellevar la enfermedad de la castidad, que promueven pero no practican. En unas mentes tan sumamente enfermas, la incapacidad de aceptar el sexo consentido y la hermosa búsqueda del placer de la caricia, ha derivado en esa agresividad; en ese modo de entender el sexo como algo sucio. Por eso tienen tan claras las animaladas que dicen, porque son las que ellos practican para extrapolar la culpa a sus víctimas.
También queda claro que las mujeres de derechas, y Ana Botella lo deja claro al tomar la postura que toma, deben tener una muy alta fijación en la fantasía sexual de la violación. En su mundo, donde el pecado campa a sus anchas, donde sus maridos les dedican un triste “misionero” los sábados para marcharse después de putas a que les hagan “guarradas”; es normal que fantaseen con ser poseídas violentamente por un grupo de machos sudorosos. Ellas tampoco entienden el sexo como algo limpio y hermoso y deben revestirlo de violencia y suciedad. Después el confesor lavará sus almas.
Tal vez algunos de ellos, si leen mis opiniones, no las compartan. Es normal que esos enfermos no sepan que lo son, a todos los psicópatas les sucede. Pero lo que sí queda claro es que la Iglesia añora los viejos tiempos de la Inquisición, en los que podían coger a una pobre mujer y torturarla hasta que su pulsión sexual (la de ellos) quedaba satisfecha.
Ahora, lo realmente peligroso son esos continuos viajes del Papa a España ¿Qué sentido tienen habiendo tantos países a visitar? Lo realmente preocupante es que los Rouco, Cañizares, arzobispo de Granada, tengan carta blanca para decir lo que dicen sin que la ley les salte a la yugular. Y lo peor de todo es que el próximo gobierno será nazional católico de lo más casposo. Si ahora, con un gobierno del PSOE que no ha tenido valor de pararles los pies a esta piara de sádicos, se atreven a decir lo que dicen; faltando, no solo a la propia ley, sino a la ética de un pueblo, cuya mayoría no los apoya, ¿Qué sucederá a partir de noviembre?
Recuerdo cuando mi padre me explicaba los sucesos que vivió el suyo durante la guerra civil: la quema de iglesias y de conventos. No entendí ni acepté entonces aquellos cruentos sucesos. Ahora, desgraciadamente, no solo los entiendo sino que empiezo a aceptarlos. Era el único modo que tenía el pueblo de salvaguardarse de un Mal que sigue campando por estas tierras desde hace 1500 años.
Lo que sí se confirma con la última visita del bipolar (Papa y Jefe de Estado) es que España se fractura de nuevo y por el mismo viejo problema: La Iglesia Católica. Veremos donde acabamos.


1 comentario:

Manel dijo...

Muy bien sintetizado. Sobra extender más comentarios.