lunes, mayo 07, 2012

Mi primer relato publicado. Felicidad de cronopio





Bien, todo llega. El tercer relato de este libro es de un servidor. El titulado: "La vida descontada". Queda claro que no es una novela. Esa, si nada lo impide, deberá estar escrita para el verano del año próximo. Editarla será harina de otro costal, pero no desesperéis y confiad en mi, si nadie termina conmigo llegaremos a verla impresa.

Soy consciente de que lo publicado no tiene un excesivo mérito literario, pero, como hijo mío que es, lo quiero un montón. Aunque no es del relato de lo que quería hablar sino de otra cosa: de cómo la vida nos lleva a veces por derroteros extraños. Sin haberlo buscado. Sin haberlo pedido. Sin poner siquiera empeño en el cambio. Y es que el mérito, aunque me pese, no reside en mi, yo solo he sido un instrumento hasta ahora. A mi me regalaron una jugada en la tragaperras de la vida y encima me salió el premio gordo. Os cuento.

Todo nació cuando un par de ignorantes de la vida, por adjetivarles de algún modo, que me siguieron  con detectives para enterarse de qué hacía en mi vida privada e invirtieron esfuerzos y recursos de  todo tipo para acceder a mis  cuentas de correo, tanto la laboral como mis cuentas privadas. Todo ello en un afán de arruinarme la vida. Pero no sufráis, no me haré pesado con lo que no es interesante, solo apuntaré una pincelada que retrate su completa estupidez: ¿Amenazaríais vosotros con hacer pública la vida privada de alguien, sabiendo que ese alguien es quien controla “TODA” la información de la empresa? Sí, la que imagináis y otras que ni se os pasarían por vuestros sanos cerebros... Qué queréis que os diga, yo tal vez lo mataría, pero no lo amenazaría de un modo tan infantil. Pero decía que esto no es importante. Un seguro de vida tal vez, pero no es de lo que quería hablar.

Solo quería decir que en su intento de arruinar mi vida me han llevado a conseguir un sueño que hace apenas tres o cuatro años era impensable y que ahora sería imposible: Ser feliz haciendo lo que de verdad me gusta hacer, y encima lo veo publicado. Y no solo eso, sino que ahora dispongo de tiempo para estudiar, tiempo para plantarme a la puerta de casa a ver pasar cadáveres, tiempo para pasear, tiempo para mi familia... Un tiempo precioso y regalado sin haber dado nada a cambio. La generosidad más pura. Y es que si no fuera tan caro compraría unos cuantos volúmenes y se los dedicaría.

Para acceder al libro, cuya descarga en PDF es gratuita, pinchad en esta frase en rojo

2 comentarios:

Anónimo dijo...

noxas tunad - l conguito isu brode lfarlopero cabrón.

Manel Artero dijo...

Hostia,
imagino que deus ser una de les tres piruleres de l'infern
No. No l'exo de menos. La veritat.

Petonets i bona jugada.