martes, agosto 24, 2010

Agradecimientos 2

Día que pasa, día que se incrementa mi felicidad y mi paz interior.
Se cumple aquello que he contado muchas veces: Cuando estás hasta arriba de mierda no ves más que mierda, pero el día que consigues asomar la cabeza por encima del mojón – en mi caso ayudado por unos pocos – te das cuenta de que alrededor de él existen toda clase de florecillas que te devuelven la alegría a los ojos. Ves que hay vida después de la infamia y la estupidez, que hay gente normal tras el muro marrón en el que estabas metido.
Gracias a todos: prepotentes, incultos, chivatos, ignorantes, chupa-pollas, lame-culos, sibuanas, amargadas de la vida y amantes de la tijera. Sin vuestra ayuda hubiera podido acabar como vosotros y vosotras. Que tristeza.
Lo peor que puede pasarme es que tanta felicidad me convierta en cristiano… Dios me libre. 

1 comentario:

Manel dijo...

...y que en algún momento, no muy lejano, puedas participar de mi misma alegría, aunque en tu caso no es tan grave. Imagino.