jueves, noviembre 04, 2010

Visita del Papa a Barcelona 5

Señoras y señores, se acerca el día D. A menos de una semana de su comienzo el espectáculo va tomando forma: han desaparecido más de 500 contenedores de basura y unas 400 plazas de aparcamiento. En breve desaparecerán las terrazas de los bares hasta cerca de un kilómetro del local a alquilar y por último desaparecerán los pobres y desarraigados de la tierra, no se les vaya ocurrir pedir limosna a la curia que habrá reunida. Ya hay banderolas, pantallas gigantes y todo tipo de mariconadas para disfrazar a Barcelona de una irrealidad total.
A pesar de ello, ya me conocéis, no creo que el espectáculo esté completo. No podemos olvidar que la iglesia católica, a lo largo de los años, se hizo experta en espectáculos, pero de otra índole: Tortura y quema de brujas, grandes bendiciones de armamentos y ejércitos, manifestaciones para castrar la libertad sexual e individual del pueblo… Para todo eso he de reconocer que tienen maestría y experiencia. Pero para lo de este evento pienso que les falta.
Ahora me podéis decir ¿Y tú qué harías listillo sabelotodo? Fácil. Para un espectáculo de verdad (no olvidemos que se le hace contrato de arrendamiento al mismo Dios) yo confiaría la tarea a los expertos. Llamaría a “La fura del baus” o al “Cirque du soleil” para que me hicieran un montaje escénico acorde con el evento: cientos de personas descendiendo por las torres de las dos fachadas en un representación del descenso de los Ángeles a la Tierra, por poner un ejemplo. Montaría una parada militar con toda la parafernalia de armas, barras y estrellas. Daría fiesta de colegio a todos los niños de la ciudad obligándoles a agitar banderitas ante el paso de la comitiva. Llamaría a todas las cofradías de todos los cristos de todo el país para que hicieran una solemne procesión de cadenas y esperpento. Llamaría a Christo Javacheff  (ya solo el nombre impone) para que envolviera de forma colorista todos y cada uno de los edificios emblemáticos de la ciudad en un afán de personalizar al máximo el espectáculo. Llevados por una obsesión estética, incluso quedaría perfecto que toda la población de la ciudad vistiera de blanco y verde durante todo ese tiempo.
No dudo que al final el espectáculo quede hermoso, pero no me negaréis que incluyendo los extras propuestos hubiera quedado mejor.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Estoy deacuero en casi toda la escenografia que propones.
Pero yo hubiera añadido también la que de brujas y una patrulla de la santa inquisición.

Que te parece, así estaría más completa ¿ no?

Una idea más que te he proporcionado.
Me debes una.

un saludo,

Oscar.

Manel dijo...

Eso ya lo pongo al principio.
Es algo en lo que ya eran expertos hace años.
En todo caso estaría bien montar una procesión con todos lo niños y niñas de los que han abusado sus curitas pederastas en los últimos 20 años (por poner un tope y que cupiera más gente)
Saludos.